El balneario de Santa Águeda

Juan Pedro Valenzuela Doussinague

El balneario de Santa Águeda - Juan Pedro Valenzuela Doussinague

 

EL BALNEARIO DE SANTA ÁGUEDA

Juan Pedro Valenzuela Doussinague

Colección Ensayo, 1

2022 | 262 pp. | 23 x 14,5 cm

ISBN 978-84-124282-5-4

PVP 20 €

 

Este es principalmente un libro de historia. Contiene suficientes elementos para inspirar una novela de ficción, una película, una serie o un documental. Algo que ponga en valor una región muy concreta del interior de Guipúzcoa (la comarca del Alto Deva), presentando además aspectos como su naturaleza, historia y patrimonio.

 

El balneario de Santa Águeda fue escenario destacado de la vida política y cultural española del siglo XIX, donde se hospedaron personalidades como Isabel II, la regente María Cristina, el general Narváez, Mendizábal, Alonso Martínez, el general Serrano, Cánovas del Castillo, Emilio Castelar, José Echegaray, Juan Valera, el maestro Barbieri o la romántica Gómez de Avellaneda.

 

Habida cuenta de la importancia de muchos clientes, no pueden faltar divertidas historias de personajes famosos. Su presencia convertía el establecimiento en un centro de poder durante los meses de verano. Acudían a Santa Águeda «los dioses mayores y menores de la política para recibir órdenes y contrarrestar influencias». Como decía la prensa, allí se fraguaba el hierro de donde saldrían las próximas cortes. Entre baño y baño, «se hundía a un poderoso, se echaba a perder una provincia o se premiaban servicios extraordinarios».

 

La casa de baños fue además un lugar particularmente animado, alegre y distendido. Sin embargo, un trágico suceso, el asesinato del presidente Cánovas en las galerías del balneario por un anarquista, precipitó su cierre en 1897. Meses después fue adquirido por la Orden de San Juan de Dios y convertido en centro psiquiátrico, el conocido «manicomio de Mondragón» de Leopoldo María Panero.

 

 

Juan Pedro Valenzuela Doussinague

 

Descendiente de los fundadores y dueños del balneario, el autor de este libro ha querido recuperar la memoria de este magnífico establecimiento y mostrar el especial mérito que tuvieron sus tres generaciones de empresarios a la hora de levantar y explotar la casa de baños.